Nuestra academia

    Aquiles Nazoa

    Fue un enamorado de su ciudad, con una inagotable calidad humana digna de su país. Poeta de palabra sencilla y fácil pero hermosa, hombre reflejo de la cultura venezolana. Ese fue Aquiles Nazoa, quien nació el 17 de mayo de 1920 en el barrio caraqueño de El Guarataro, en el sector de El Cementerio. Sus padres fueron el jardinero Rafael Nazoa y Micaela González, que contaban con escasos recursos económicos, por lo que Aquiles empieza a trabajar a los 12 años para ayudarlos. Curso sus primeros estudios en el Colegio " El Buen Consejo " ubicado en el mismo " Guarataro " , completando su formación inicial con su matrícula en la Escuela Federal " Ezequiel Zamora " , donde pudo perfeccionar el conocimiento de inglés que había adquirido desde muy temprana edad.

     

     A raíz del fallecimiento de su padre, mientras estaba estudiando, se trasladó con el resto de su familia a Puerto Cabello. Entre los años de 1932 y 1934, Nazoa se desempeñó en diversos empleos, tales como aprendiz de carpintería, telefonista y botones del hotel Majestic de Caracas y empleado de una bodega.

    En 1935, entró a trabajar en el diario El Universal donde realiza oficios de empaquetador, pasa al archivo de clisés y finalmente aprende sobre tipografía y corrección de pruebas, así como se instruyo en el idioma ingles y francés, lo cual le permitió obtener un puesto como guía turística en el Museo de Bellas Artes en 1938. Fue enviado a Puerto Cabello como corresponsal de El Universal, donde colabora en el diario El Verbo Democrático . Fue demandado (y luego encarcelado) en 1940 por el Concejo Municipal de Puerto Cabello por un articulo de su autoría en el que critica la indolencia de las autoridades locales en la campaña antimalárica.

    Después de ser liberado regresa a Caracas, donde ingresa al staff de Radio Tropical , mientras se mantiene en El Universal escribiendo en la columna “Por la Misma Calle ”. Luego se incorporó a Ultimas Noticias , donde laboró como corrector de pruebas, reportero telefónico y escritor de poemas humorísticos en la sección “A punta de Lanza” firmando bajo el seudónimo “Lancero”.

    A través de los años, a partir de 1943 hasta finales de la década siguiente, empieza su trabajo con varias publicaciones nacionales e internacionales, mientras proliferaba su obra literaria: El Morrocoy Azul, El Nacional, Fantoches, Elite, El Tocador de las Señores y la revista bogotana Sábado son algunos de los medios impresos con los cuales colaboró Nazoa. Asimismo, publicó 2 breves opúsculos, Aniversario del color, El transeúnte sonreído (considerada como una de las mejores aportaciones a la poesía contemporánea de Venezuela) , Marcos Manaure, El ruiseñor de Catuche, Caperucita criolla, Diez poetas venezolanos contemporáneos, Cuentos contemporáneos hispanoamericanos, Poesía para colorear, El burro flautista y Los dibujos de Leo. En 1946, se inscribe en el Partido Comunista y dos años después, en 1948, recibe el Premio Nacional de Periodismo en la especialidad de escritores humorísticos y costumbristas.

    En 1956, fue expulsado del país por el dictador Marcos Pérez Jiménez, recurriendo al exilio por un par de años. Al regresar a Caracas, colabora en la revista Dominguito y en 1959 lanza su propia publicación humorística Una señora en apuros , de la cual llegaron a salir solo unos pocos números, así como El Fósforo , en el que fungió como editor.

    Algunas de las obras literarias que lo lideran en los escaparates de las librerías venezolanas durante los años 60 y 70 fueron: Caballo de manteca (1960), Los poemas (1961, dedicado a Fidel Castro ), Cuba de Martí a Fidel Castro (1961), Mientras el palo va y viene (1962), Poesías costumbristas, humorísticas y festivas (1963), Pan y circo (1965), Los humoristas de Caracas (1966), Caracas física y espiritual (1967, por la cual ganó el Premio Municipal de Literatura del Distrito Federal ), Historia de la música contada por un oyente (1968), Humor y amor de Aquiles Nazoa (1969), Retrato hablado de matapalo (1970), Venezuela suya (1971), Los sin cuenta usos de la electricidad (1973), Gusto y regusto de la cocina venezolana (1973), Vida privada de las muñecas de trapo (1975), Raúl Santana con un pueblo en el bolsillo (1976), Genial e Ingenioso: La obra literaria y gráfica del gran artista caraqueño Leoncio Martínez (1976) y Aquiles y la Navidad (1976).

      A lo largo de su vida estrenó con éxito varias piezas de teatro humorístico, en las que brillaba con luz propia la fuerza del absurdo. Asimismo, publicó varias antologías de su producción poética y dejó algunas de sus mejores páginas recogidas en volúmenes ensayísticos y misceláneos como Acerca del pueblo en la literatura venezolana y A la Cólquide en busca de las palabras . Trágicamente, el 26 de abril de 1976, Aquiles Nazoa muere en un accidente automovilístico en la autopista Caracas-Valencia. Su legado se ve reflejado en la cátedra libre de humorismo que lleva su nombre y fue inaugurada por Pedro León Zapata el 11 de marzo de 1980.

    Fuentes bibliográficas:

    • VenezuelaTuya.com
    • Poesia.org.ve – Minuto del hombre

    Trailers

    Videos

    Cortos